« Los márgenes son mayores que en otras partes, pero los plazos de pago son más largos »

 -  -  2101


Stephane de Creisquer, CEO de Volvo Truck Espagne
Stéphane De Creisquer llegó a  Volvo Francia en 1990, y pasó por la filial del Reino Unido en 1996, antes de llegar a España, en 1998. Sin conocer ni la cultura española ni el idioma, tomó las riendas de la filial de Volvo Truck. A la cabeza de un equipo de 100 personas y de más de  4.000 personas en la red, este año Volvo Truck celebra, por primera vez en su historia, el primer puesto dentro del mercado español. ¿Cuáles han sido los mayores retos a los que se ha tenido que enfrentar durante los primeros años en  Volvo España? Un mercado del que no sabía nada. Dicho esto, ¡qué suerte tuve de llegar aquí en 1998! Estábamos en pleno boom económico, el crecimiento era del 4% anual, el paro era mínimo, la confianza absoluta, el futuro lleno de expectativas y la iniciativa era un valor sagrado. Hasta el verano del 2007. En ese momento, a consecuencia del comienzo de la crisis financiera mundial y de la explosión de la burbuja  inmobiliaria en España, todo se paró de golpe… Mi primer reto fue  aprender el idioma: el español es una bella lengua, con un vocabulario muy rico, ¡pero su estructura gramatical y su pronunciación no son nada fáciles!  Después tuve que descubrir y comprender la cultura española, las prácticas profesionales, el ritmo de trabajo y la forma de abordar a los clientes. En España, se comienza a trabajar hacia las 9h00 y se termina tarde, ¡con frecuencia  a las 21h 30! En Madrid, el almuerzo es mucho más que un momento culinario: te reúnes con los clientes, es un lugar de encuentro que te permite conocer a los demás y,  si el “feeling” entre los comensales es bueno, hasta puedes cerrar un negocio. En general, En España, las relaciones personales tienen mucha importancia. Aquí gusta hablar, compartir pequeños momentos de la vida y no perder el contacto. En definitiva, he tenido que adaptar mi experiencia de gestión a los equipos locales: menos rigidez en el orden del día pero más sinceridad a la hora de tomar decisiones. Y cuando la decisión está tomada, ¡se aplica! ¿En qué se diferencian los métodos españoles de los de otros países que haya conocido? En cuanto a los negocios, hay dos tendencias bastantes definidas: los márgenes son mayores que en otros lugares (a pesar de que, con la crisis, se han reducido mucho) pero los plazos de pago son mucho más largos. El recobro es una preocupación, acentuada  por la falta de liquidez, desde finales de 2007.   En cuanto a las contrataciones,  los valores humanos y su potencial son más importantes que las titulaciones, en sentido estricto. Por supuesto, se valora una buena formación académica, pero no se da, a las grandes escuelas, la enorme importancia que tienen en París. ¡Es una forma de valoración más abierta que ofrece oportunidades a aquellos « que quieren »! Una visión más pragmática y menos “de marca”. También nos movemos mucho; la situación geográfica de Madrid, emplazada en el centro del país, obliga a los equipos a recorrer unos cuantos kilómetros para visitar a los clientes catalanes, vascos, gallegos, andaluces….etc… Incluso hasta los dos archipiélagos que pertenecen a España, las Baleares y las Canarias. En definitiva, el idioma es un vector profesional fundamental; es necesario hacer el esfuerzo de aprender español… porque aquí no resulta sencillo a los expatriados trabajar en inglés, ¡y no digamos en francés! ¿Cómo afecta la crisis a su gestión? ¿Cómo se adapta? ¡Desde el 2007, la venta de camiones ha caído un 60%! ¡Las visitas a nuestros talleres de servicio han bajado un 20%!  Es la forma de ser extrema de España: un fuerte crecimiento durante los años 2000, una gran recesión a partir de 2008. Nos hemos adaptado gracias a que hemos redefinido nuestra oferta comercial, hemos hecho un gran esfuerzo para formar a  nuestros equipos comerciales y hemos bajado nuestros gastos operativos. Asimismo, hemos implantado modernas herramientas de gestión como, por ejemplo, una base de datos CM  (Customer Management) o un programa de optimización de nuestros talleres de servicio. Nuestra oferta telemática se ha ampliado y ahora proporciona al transportista la posibilidad de hacer un seguimiento de su vehículo a distancia, de comunicarse con su conductor, de vigilar y mejorar su consumo de carburante y de planificar el mantenimiento. Hemos desarrollado también nuestras prestaciones como consultores; con nuestros formadores « fuelwatch », nuestros clientes pueden ahorrarse hasta un 7% de carburante, ¡una fortuna en tiempos de crisis y de  aumento del precio de gasóleo! Acaba de anunciar que en 2012, han alcanzado la “pole position” de su mercado. ¿A qué cree que se debe, en relación con su competencia. En época de crisis, se invierte poco, ¡por lo tanto,  la inversión tiene que ser de calidad! Nuestra mayor aspiración, en Volvo, es ofrecer calidad, fiabilidad y seguridad, respetando siempre el medioambiente. En el año 2011, nuestra marca fue líder del mercado  (vehículos >16t). Cada vez un mayor número de clientes han decidido confiar en nosotros; ¡es una señal muy importante!  Me siento feliz y muy agradecido. Para terminar, ¿qué consejos daría a los emprendedores francófonos o a los directores de filiales que acaban de llegar? Aprender español, ser abierto y humilde, trabajar  desde la sinceridad y el respeto mutuo. ¡Antes de querer cambiar sus rutinas y sus métodos de trabajo, comprender a España! Philippe Chevassus

Newsletter

2 recommandation(s)
comments icon Commenté 0 fois
0 commentaires
bookmark icon

Écrire un commentaire...