( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( )

Encuentro con Antonio Fernández-Galiano Campos, Presidente del Grupo Unidad Editorial

 -  -  49595


El Mundo, Expansión, Marca. ¿Estas marcas te dicen algo? Pertenecen al grupo de prensa español Unidad Editorial que emplea a más de 1.400 personas. Frente a la revolución tecnológica, el grupo debe adaptarse para mantener su imagen de marca. Encuentro con su Presidente, Antonio Fernández-Galiano Campos.

¿Cómo describir el grupo de Unidad Editorial?

Unidad Editorial es el resultado de una fusión que se realizó en abril de 2007 entredos grupos de prensa: Recoletos, editor de Marca y Expansión, y Unedisa, editor de El Mundo.

El grupo Unidad Editorial es propietario de El Mundo, periódico general, Expansión,
periódico económico y Marca, diario deportivo. También tiene otros títulos: Telva,
para la prensa femenina, Marca Motor, para el automóvil, así como Diario Médico y
Correo Farmacéutico, que se ocupan de la profesión médica.

En términos de audiencia de periódicos impresos, somos el primer grupo y también
somos los primeros en términos de usuarios únicos en Internet, con un total de 28
millones de usuarios por mes.

También tenemos una edición del libro, La Esfera de los Libros, así como una radio,
Marca radio, y dos canales de televisión en colaboración con otros grupos:
Discovery Max y Gol TV.

¿Cómo se está preparando su grupo para esta nueva era digital que ha
comenzado recientemente?

Para empezar, analizamos todo lo que concierne a la información en medios
digitales. Luego desarrollamos nuestras propias plataformas de interacción con
usuarios y suscriptores. Finalmente, tenemos una plataforma de Big Data con
ingenieros, que hemos lanzado en los últimos años. Esto nos permite tener
información muy precisa sobre nuestros usuarios, incluso si no están conectados.

Ya hemos analizado más de 700 perfiles. Es muy interesante y permite ver la
relación que tienen con nuestro contenido. Así que sabemos qué productos tienen el
mayor compromiso, el mayor impacto, etc. Hoy nuestros sitios son gratuitos, pero
tendemos a cobrar por nuestros artículos o partes de nuestro contenido.

¿Cuándo quiere lanzar esta solución?

Estamos trabajando en ello. El equipo de Big Data está entregando los importantes
resultados comerciales. Toda esta información de usuario es de interés para
nuestros anunciantes para proporcionar el mejor contenido.

Con la digitalización global, ¿tiene acuerdos con otros grupos de prensa internacionales?

Tenemos acuerdos en Latinoamérica, con el grupo Claro. Lanzamos Marca Claro,
que brinda información sobre deportes escrita en parte aquí en España, y el resto
allí. Tenemos ediciones en México, Argentina, Colombia y acabamos de lanzar una
en los Estados Unidos.

Luego para El Mundo, tenemos un acuerdo con el grupo mexicano Milenio.

La ventaja que tenemos es el idioma español y la falta de fronteras o barreras con
los medios digitales.

¿Y con los grupos franceses?

Uno de nuestros accionistas fundadores fue Libération. Pero no tenemos acuerdo
con este periódico por un tiempo.

Por otro lado, como nuestro principal accionista actual es el grupo italiano RCS
Media Group, que publica Corriere della Serra y La Gazzeta dello Sport,
compartimos mucha información y, a veces, incluso acciones comerciales.

Sobre el tema del marketing, ¿Qué otras actividades desarrolla el grupo además de la publicación?

Organizamos muchos eventos, conferencias y foros con Expansión, Marca, Telva y
El Mundo. Con Marca, por ejemplo, hemos organizado varias veces “La noche del
deporte” en Madrid. Este año nos gustaría volver a hacerlo en una ciudad andaluza.
También organizamos todos los años el Premio Pichichi, que premia al mejor
jugador de fútbol.

También ofrecemos formaciones con maestros del periodismo en todos los
aspectos: moda, general, datos, etc.

¿Cómo ve el futuro de los medios de comunicación?

Creo que hay dos aspectos para analizar y separar. El primero es cómo veo el
futuro de la industria, y el segundo es cómo veo el futuro del papel de los medios de
comunicación. Este último es un poco más filosófico.

Hoy los medios están en un proceso de transformación muy importante porque el
impacto de la revolución digital será enorme. Esta revolución es necesaria porque
permite reducir las barreras de entrada a la información. Pero esto requerirá el
refuerzo de marcas poderosas que serán referencias para los lectores. Necesitarán
referencias sólidas y fiables porque, de lo contrario, el suministro será excesivo y el
mercado estará completamente desordenado.

¿Cuál será el papel de los medios de comunicación en una sociedad tan afectada por la revolución tecnológica?

Estas son mis preocupaciones porque creo que los medios de comunicación tienen
un papel vital en el sistema democrático. Hoy deben coincidir con tres factores: el
impacto de lo digital en la información, el auge del populismo y el auge de las
noticias falsas que condicionan a los ciudadanos. Incluso las marcas que pueden
parecer serias a los ojos de los ciudadanos no lo son. Wikipedia dice cosas falsas que no son corregidas. Durante las discusiones o debates, hay personas que van a
Wikipedia y que atestiguan que “es Wikipedia quien lo dice”. Y ese es el problema.

Entonces, ¿hay que analizar estos tres factores?

Creo que, en un sistema democrático, el ciudadano está más desinformado que
nunca. Está más actualizado que nunca, seguro, pero no está informado, y ese es el
peligro para una democracia.

Él se encuentra durante la noche con una gran cantidad de información que no
puede digerir. Se queda con los títulos y no profundiza la información. Podemos
verlo diariamente con todas las notificaciones que recibimos en nuestro móvil.

En última instancia, esta forma de articular información está más orientada a
provocar respuestas emocionales, en lugar de respuestas racionales. Creo que los
periódicos siempre han querido provocar este razonamiento de los lectores.

Entonces, lo que más me preocupa es el papel de los medios en el futuro del
sistema democrático. La información responsable es vital para el ciudadano.
Tomarlo sin ningún criterio trae el resultado de lo que está sucediendo hoy en
Occidente.

¿Cree que este consumidor volverá a confiar en una marca para informarse?

Esta es una pregunta para sociólogos experimentados. Si el auge del populismo
continúa en el escenario en el que nos encontramos y que es muy feo, esto puede
provocar una reacción. Las marcas pueden volver a desempeñar un papel de
contrapoder populista. Es un poco lo que finalmente sucedió en los Estados Unidos
con Trump. Se opuso a los medios de comunicación y viceversa. La llegada de
Trump ha destacado una vez más el Washington Post y el New York Times.

“El desafío es que las marcas sean lo suficientemente fuertes
como para poder influir en los ciudadanos.”

Con Facebook y Twitter, entre otros, ¿diría que nos enfrentamos a una
dictadura digital?

Desde cierto punto de vista, imponen una dictadura de lo políticamente correcto,
entonces sí.

Todo el mundo está condicionado por las redes sociales mientras no son nadie.

Y, sin embargo, los principales medios de comunicación los toman como fuente.
Es extremadamente chocante ver que una televisión o una radio hacen eso. Solo
nosotros tenemos el criterio, no Twitter, y cuando digo nosotros, hablo de los
medios. Lo que más impacto tiene en Twitter es lo menos serio, lo menos fundado.
Y eso es lo que me preocupa.

Esta revolución digital anuncia una caída en las barreras de entrada al mundo de la
comunicación que todos pueden integrar, y esto tiene un impacto en el
comportamiento de los ciudadanos y los equilibrios políticos. Creo que el boom del
populismo no está lejos de todo eso.

¿Entonces el reto es construir una marca?

De hecho, el desafío es que las marcas son lo suficientemente fuertes como para
influir en los ciudadanos. Para estar realmente informados para votar. Tienes que
votar con tu cabeza, no con tu corazón. Y ese es el papel que tenemos los
periódicos y los medios en general: hacer que los ciudadanos piensen.

Al final es la búsqueda de la verdad. Y normalmente hay que hacer un esfuerzo para
encontrarlo. Nadie debe creer que viene con un solo clic. Está totalmente
equivocado. Hoy en día, la profundización de la verdad requiere un esfuerzo
inaceptable debido a una cuestión de tiempo. Pero es este gran reflejo el que hay
que poner sobre la mesa. Los periódicos deben poner en sus manos para que la
razón prevalezca.

¿Qué recomienda?

Ser optimista. El mundo ha pasado por tiempos difíciles y los periódicos siempre
han estado allí. Han sido los protagonistas de las democracias modernas.

¿Deben las autoridades proteger a la industria de los medios?

Claro. A las autoridades públicas, les han faltado una visión de lo que nos está
pasando. Google y Facebook han hecho mucho daño. Estamos en manos de varias
empresas que tienen toda nuestra información. Pero tienes que ser razonablemente
optimista en este mundo.

Como lo explica el escritor Stephen Pinker en su último libro: El mundo se encuentra en uno de sus mejores momentos de la historia. Él siempre ha progresado. En los últimos treinta años, miles de millones de ciudadanos han salido de situaciones de pobreza extrema, la medicina salva vidas, nuestra esperanza de vida es cada vez mayor. Hay muchas cosas positivas.

 

 par Philippe Chevassus, con Camille Sanchez

 

 

Newsletter

49 recommandation(s)
bookmark icon

Newsletter