( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( )

Encuentro con Fernando Garea Baragaño, Presidente de EFE

 -  -  28286


La agencia EFE es el órgano histórico de prensa en España con más de 500 colaboradores en Madrid y su equivalente en América Latina. Los nuevos retos de la profesión llevan a la agencia a acuerdos internacionales. Encuentro con su Presidente, Fernando Garea Baragaño.

¿Por qué no hay alianzas entre los medios de comunicación franceses y españoles?

No conozco la razón. Existe una cierta afinidad con las empresas y los medios
italianos, porque los dos principales canales de televisión españoles están a cargo
de los italianos, al igual que el grupo El Mundo.

En Francia, ha habido intentos de alianzas entre varios medios que no han
continuado. Este fue el caso entre Le Monde y El País o El Mundo y Libération.

¿Ha habido un acercamiento entre las agencias de noticias EFE y AFP?

Actualmente estamos trabajando en acuerdos con agencias internacionales de
noticias. Creo que en este mundo donde los medios aún no han superado la crisis,
sería bueno unir fuerzas. Hay agencias internacionales con las que no competimos
porque nuestros públicos e intereses son diferentes y con los que tenemos
acuerdos. Este es el caso de LUSA en Portugal y ANSA en Italia.

Con AFP nunca tuvimos acuerdos porque estamos en competencia. Especialmente
en América Latina donde AFP tiene un tejido empresarial muy importante, pero
estamos tratando de hacer una alianza común.

La semana pasada estuve en San Petersburgo y hemos negociado con la agencia
rusa TAS y con el chino Xinhua.

¿Qué permiten estos acuerdos?

Nos permiten utilizar despachos, lanzar proyectos tecnológicos conjuntos. Con EPA
(European Pressphoto Agency), que es una organización de múltiples agencias,
compartimos nuestros contenidos audiovisuales para su distribución en todo el
mundo, especialmente en Asia, donde una agencia no tiene la capacidad de hacerlo
todo.

El establecimiento de acuerdos con otras agencias comercializaría todos estos
contenidos. En este momento, es mejor crear una plataforma común para
comercializar contenido y distribuirlo a todos los medios y clientes.

Hablando de clientes, ¿quiénes son sus principales clientes?

Tenemos los medios de comunicación y luego las empresas e instituciones públicas.

¿Qué porcentaje representan estas empresas?

De todo nuestro presupuesto, la mitad proviene de los beneficios estatales y la otra
mitad de los clientes. De esta otra mitad, que representa alrededor de 50 millones
de euros, el 60% proviene de medios internacionales. Nuestros principales clientes
son, por supuesto, de América Latina, donde unos 900 medios reciben diariamente
nuestras noticias. El 40% restante se distribuye entre empresas e instituciones.

¿Tiene clientes franceses?

Muy poco. Tenemos un proyecto que consiste en ofrecer servicios en francés en
países africanos de idioma francés. Nuestros servicios ahora están disponibles en
inglés, portugués y árabe, por lo que esperamos ingresar al mercado francés algún
día. Realmente sería una cuestión de establecerse en mercados donde la agencia
EFE no está presente como compañía, porque, por supuesto, hay delegaciones en
todo el mundo.

¿Cómo ve el futuro de los medios de comunicación?

Difícil. Creo que para entender la situación actual de los medios de comunicación,
debemos entender la acumulación de tres crisis a la vez: una crisis económica por la
cual tenemos menos ingresos y menos publicidad. Una crisis tecnológica porque
hoy nadie va a comprar el periódico en un quiosco, todos preguntan a través de su
móvil. Y este cambio, los medios aún no lo han hecho en su totalidad. Y como
consecuencia de las dos crisis anteriores, hay una crisis profesional.

Como los medios tienen menos dinero, tienen que reducir su redacción, reducir o
eliminar la capacitación de sus editores, etc. Antes, un gran periódico podía
permitirse tener muchos especialistas, que publicaban un artículo largo cada dos
meses. Hoy tienes que publicar todos los días sobre todos los temas.

¿Estas crisis permiten establecer cosas nuevas?

Estamos en una fase en la que no sabemos qué nos espera. Se crea una nueva
forma de hacer periodismo. En los últimos años, vemos más y más periodistas de
datos, comprobando datos para combatir noticias falsas, contenido multimedia con
fotos, videos y gráficos. Es posible que el mundo que llega sea mejor que este.

Necesitamos aprender a vivir con dos cosas. La primera es la gratuidad de Internet
que no facilita las cosas porque la gente está acostumbrada a que todo sea gratis.
Necesitamos explicarles que, al igual que ellos, los periodistas también deben
comer y pagar las facturas, y hacerles entender que, al igual que una suscripción a
Netflix o HBO, deben pagar para tener acceso a la información, que podrá ser de
mayor calidad. Entonces debemos acostumbrarnos al hecho de que todo en las
redes sociales no es periodismo porque requiere verificación, capacitación
específica y la pluralidad de fuentes.

¿Para evitar las noticias falsas, por ejemplo?

Seguro. En los últimos años, hemos visto que durante las elecciones, las fuerzas
ocultas difunden información falsa, especulaciones, etc. Para discernir lo verdadero
de lo falso, necesitamos periodistas.

Entonces, ¿hay una nueva forma de procesar la información?

No tiene sentido procesar la información como lo hicimos hace 20 o 50 años. Los
periodistas deben pensar en las necesidades de sus clientes y sus lectores. Las
personas leen menos y consumen más contenido multimedia, especialmente videos
con subtítulos.

Los periodistas más jóvenes tienen esta facilidad con nuevas tecnologías que no
tienen los más antiguos. Una escritura debe ser la mezcla entre los periodistas
experimentados, que siguen siendo los referentes, y estos jóvenes.

Hoy ingresamos a la web de un medio de comunicación a través de las redes
sociales o mediante un enlace enviado por un familiar y no por la página de inicio.
Los periodistas han perdido el poder, pero al mismo tiempo se convierten en su
propia marca. Los lectores siguen a un periodista específico más que el nombre de
un medio, que antes era la marca. Hoy sigue siendo, pero no tiene la misma
importancia.

¿Cuáles son los proyectos de EFE?

Uno de los proyectos de los que estoy muy orgulloso, aunque fue iniciado por uno
de mis predecesores, es FUNDÉU, la Fundación del español urgente. Su finalidad
es promover y mantener el uso del español en diferentes países. Se lanzó en el
continente americano y permite a cualquier ciudadano solicitar recomendaciones
sobre una palabra o frase.

 

Camille Sánchez y Philippe Chevassus

 

Newsletter

28 recommandation(s)
bookmark icon

Newsletter