( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( ) ( )

Encuentro con María Luisa de Contes, Presidenta de la Asociación de Mujeres Avenir

 -  -  82917


Directora General de Responsabilidad Social Corporativa y Diversidad e Inclusión dentro del Grupo Renault en España, Directora de la Fundación Renault para la Inclusión y Movilidad Sostenible y de la red Women@Renault, Presidenta de la Asociación de amistad hispano-francesa Mujeres Avenir; María Luisa de Contes se ha comprometido durante años para obtener una mejor visibilidad y representación de las mujeres en la sociedad y en el mundo de los negocios. Su nombre se encuentra entre las 25 mujeres más influyentes de España. Encuentro.

 

Tiene un apego particular con Francia. También ha renunciado a su nacionalidad española para tomar la nacionalidad francesa. ¿Por qué?

Cuando tenía 18 años, fui a vivir a París con mi madrina, la duquesa de Medina Sedonia, Isabel Álvarez de Toledo, una aristócrata andaluza, una grande de España que había buscado asilo político en Francia, después de haber sido condenada a un año de cárcel. Era amiga de mi padre, un sindicalista, en la lucha por la defensa de los derechos de los trabajadores agrícolas andaluces, una mujer muy progresista y con un gran sentido de la justicia. Además, habían organizado una huelga general en el mundo agrícola, que había dado lugar a la publicación del libro “La huelga”. Esta es una historia de una huelga en los viñedos de Andalucía. Pero la ganancia para la vida cotidiana no ha estado a la altura de las expectativas.

Al llegar a Francia, pasé de un régimen dictatorial a una democracia consolidada donde el mérito era la calidad esencial y donde tenía todas las oportunidades, especialmente para mis estudios, que realicé en grandes universidades como la Sorbonne y Panthéon-Assas, gracias a las becas otorgadas por el gobierno francés. Así que rápidamente me di cuenta de que Francia era un país que representaba mis valores, por eso quería tener nacionalidad porque me siento francesa. Finalmente lo conseguí en 1981.

 

¿Cómo conociste a la duquesa de Medina Sedonia?

Era amiga de mi padre, que era un viticultor sindical. Cuando yo tenía nueve años, la duquesa le preguntó a mi padre si podía ir a vivir con ella al palacio de los duques de Medina Sidonia en Sanlúcar de Barrameda. Estaba pasando por un momento muy difícil después de su divorcio porque no obtuvo la custodia de sus hijos. Estaba en un momento delicado. Mi papá le dijo que era mi decisión y yo estuve de acuerdo. Entre el palacio y la casa de mis padres había 200 metros.

Entonces me fui a vivir al palacio. Comenzó a escribir libros sobre el franquismo. Se creía protegida por su estatus de grande de España, pero fue condenada por eso y pasó casi un año en prisión. Era impensable para ella. Antes de estar encarcelada, me dijo: “¡Cuando salga de la cárcel, nos vamos a Francia! ”

 

¿Así que hizo sus estudios en París?

Cuando llegué, ya tenía una licenciatura y me uní a la Universidad de París I Sorbonne, donde obtuve mi título y mi maestría. Luego pasé mi CAPA para ser una abogada.

Mis estudios fueron muy bien. Desde pequeña era muy poco convencional y rebelde. Comprendí desde la edad de 10 años que, con mi situación y mis orígenes sociales, estaba condenada. Mi objetivo en la vida era ser alguien de cierto nivel intelectual, tener conocimientos, hacer que las cosas sucedan y sobrevivir en la vida. Andalucía y la España de Franco no me convenían.

 

¿Cuál fue su primer trabajo?

En 1981, fui contratada como abogada en el grupo Renault en París. Llegué al Departamento Legal y me ocupé de los derechos del consumidor. Era ambiciosa y estaba muy interesada en avanzar en mi carrera para poder ayudar a otros. Así que subí la escalera muy rápidamente para obtener una posición de responsabilidad. Debo decir que Renault Francia me ha permitido crecer y desarrollarme, desde el desde un punto de vista profesional y humano respetando mis convicciones, siempre le estaré muy agradecida.

Me quedé en el Departamento Legal en la sede durante varios años liderando asuntos legales europeos, antes de tener la oportunidad de ir a los Estados Unidos cuando Renault firmó una alianza con Volvo. Volvo North America era un proyecto muy ambicioso y estábamos buscando personas que pudieran adaptarse a cualquier situación. Inmediatamente pensaron en mí. Durante tres años trabajé en Nueva York y California como Asesor Jurídico General.

Cuando regresé de los Estados Unidos pedí traslado a Madrid. Después de 30 años de ausencia, he llegado en 2002 como Secretaria General del grupo Renault en España.

 

¿Qué hizo al volver a Madrid?

Cuando regresé a España, me di cuenta de todo lo que Francia me había dado y quería compartir. Lo primero que hice fue ir a la Embajada de Francia en Madrid, les dije que quería participar en todos los proyectos que me permitieran ayudar a mis dos países, Francia y España.

Luego me uní a Diálogo, una asociación muy prometedora, impulsada por el Presidente de Renault Pierre Dreyfus y François Mitterrand. En ese momento, las relaciones entre Francia y España estaban muy degradadas, especialmente debido a ETA.

Los fundadores querían que la asociación naciera de la sociedad civil, haciendo un trabajo de acercamiento entre los dos gobiernos y los ciudadanos de los dos países, lo que hemos hecho de forma permanente durante varios años consecutivos.

 

¿Cuál fue su papel dentro de Diálogo?

Fui la vicepresidenta de la asociación durante más de 10 años. En un momento, vi que las cosas estaban empezando a cambiar. Bajo el gobierno de Nicolas Sarkozy, Francia cambió sus posiciones y comenzó a colaborar en la lucha contra el terrorismo. La relación hispano-francesa cambió entonces de una relación conflictiva difícil a una relación de amistad absoluta.

Una vez alcanzado el objetivo de reunir a los dos países, fue necesario dar otra dirección a Diálogo para que continuaran caminando juntos. Para mí, la lucha feminista podría ser el motor de esta aventura, mientras se desarrollan otras actividades organizadas por la asociación.

Me di cuenta de que había menos personas interesadas en nuestros encuentros tradicionales: por ejemplo, un intercambio entre El País y El Mundo reunió a unas cuarenta personas. Entonces, en 2010, creé el Foro de Mujeres dentro de Diálogo con el apoyo de la Embajada de Francia, que lo consideró una buena iniciativa.

 

¿Qué era este foro de mujeres?

Fue un foro para reunir a los dos países y proponer una reflexión común sobre la igualdad entre mujeres y hombres: ¿dónde estamos en términos de violencia contra las mujeres, igualdad de remuneración, y participación? ¿Representación equilibrada de ambos sexos en juntas directivas, igualdad de oportunidades? Traía a mujeres españolas y francesas, ministras, científicas, investigadoras, etc. En promedio, teníamos 200/250 personas cada vez que nos reuníamos. Fui muy popular porque fue todo el auge del movimiento feminista que estamos experimentando actualmente.

Después de tres o cuatro años, el nuevo Presidente de Diálogo, así como algunos hombres del Comité de Administración, no apreciaron el valor de nuestro trabajo. Para ellos, la igualdad no era un tema y la asociación no era el lugar para liderar esta lucha. Este Foro de Mujeres no les fue apropiado, y el Presidente me pidió que me retirara de mi posición como Vicepresidenta. Quería poner a un hombre en el lugar que no fuera naturalmente feminista, sino conservador y con ideas tradicionales sobre el papel de las mujeres en nuestra sociedad.

Con 200 mujeres de la asociación, salimos de Diálogo para crear la Asociación de Amistad Hispano-Francesa Mujeres Avenir.

 

¿Cuál es el papel de su asociación?

La asociación está formada por unos 500 miembros, incluidas unas sesenta empresas. Luchamos por una mejor representación de las mujeres en la sociedad y especialmente en las empresas.

Es una asociación de amistad hispano-francesa con muchas mujeres francesas y españolas de todos los sectores de actividad (ejecutivas, abogadas, profesoras, diplomáticas, estudiantes, empresarias, etc.). También hay un consejo asesor compuesto por los ex ministros, mujeres y hombres de los diferentes gobiernos de Zapatero, Rajoy o Sánchez; el actual presidente de la MEDEF española (CEOE), o la ex alcaldesa de Madrid, Ana Botella.

Estamos bien posicionadas y debemos ayudar a otras a hacer un camino menos difícil que el que hemos recorrido. Me niego a considerar a las mujeres, que representan el 51% de la población mundial, como parte de la diversidad. Somos la mayoría y debemos luchar por una representación más equilibrada. Estamos tan bien preparadas como los hombres, tenemos méritos y debemos tener la posición profesional y social que nos corresponde. También me complace ver a más y más hombres que apoyan y asisten a nuestros eventos, muestra una evolución muy positiva. El cambio está presente, pero las mujeres todavía tienen que ser la fuerza motriz.

En una asociación colectiva, no debemos olvidar apoyar a otras mujeres: transexuales, lesbianas, mujeres con discapacidad. El 60% de los transexuales no tiene trabajo en España. Siempre tengo en cuenta que en Mujeres Avenir, quiero ver a estas mujeres. Debemos apoyar a todos estos colectivos. Como lo hemos hecho anteriormente y concretamente este año, el 25 de junio.

 

¿Qué actividades ofrece Mujeres Avenir?

Organizamos una docena de encuentros al año, seminarios, etc. Hay encuentros obligatorios en tres ocasiones: el Día Internacional de los Derechos de las Mujeres el 8 de marzo, el día contra la violencia a las mujeres el 25 de noviembre y la Asamblea General de Mujeres Avenir. Cada uno de estos se organiza en la Residencia de Francia en estrecha colaboración con la Embajada, porque somos una asociación hispano-francesa.

Cada año también organizamos una conferencia internacional llamada “Conferencia Internacional de Mujeres y Diplomacia en Madrid” con la colaboración de 24 Embajadoras establecidas en España, la Escuela Diplomática y el Ministerio de Igualdad de España. Adicionalmente, organizamos desayunos europeos, sobre temas europeos en todos los países. El Embajador de Francia es el Presidente de honor de la Asociación y el Cónsul francés en Madrid, el Vicepresidente de honor.

 

¿Cómo se está desarrollando la asociación?

Este año creamos la Comisión Mujeres Avenir para la Conexión, que reúne a unas 150 mujeres jóvenes de entre 20 y 30 años. El concepto de igualdad es diferente hoy en día entre estas mujeres jóvenes y nosotras. Es muy interesante trabajar con ellas para integrar sus preocupaciones en nuestras reflexiones. Es esencial relacionarse de manera intergeneracional. ¡Deben coger la antorcha!

El 23 de septiembre, la Asamblea General se llevará a cabo en la Embajada de Francia en Madrid, donde se anunciará la creación de un liderazgo de Mujeres Avenir por la Conexión. Esta comisión realmente será: “El futuro del futuro de las Mujeres Avenir”.

 

 

Al mismo tiempo, ¿sigue en Renault?

Absolutamente. Soy Secretaria General, miembro de todos los Consejos de Administración de las filiales de Renault en España y Directora de Responsabilidad Social Corporativa.

También soy Directora de la Fundación Renault para la Inclusión y la Movilidad Sostenible. Cada año vendemos unos cientos de coches, específicamente para personas con discapacidades. Hay que saber que en España hay cuatro millones. Es un verdadero compromiso social para Renault.

Nuestra embajadora es Teresa Perales, una nadadora paralímpica que ha ganado 26 medallas olímpicas. Ella me ayuda a presentar y demostrar estos vehículos específicos para personas con discapacidades. Vamos a presentar nuestra gama en todo el territorio español donde los distribuidores de Renault Spain Commercial lo desean.

 

En vista de todas estas nominaciones, podemos decir que tiene varias cuerdas a su arco

¡Me lo dicen a menudo! También estoy presente en las organizaciones francesas en las que represento a Renault en particular: miembro del Consejo de Administración de la Cámara de Comercio Francés-Español de Madrid, Asesor de Comercio Exterior de Francia, Vicepresidenta de las 22 alianzas francesas de España, Vicepresidenta del Club Financiero Genova y Presidenta de la Comisión de Mujeres y Diversidad del Club Financiero. Podemos decir que tengo varias cuerdas a mi arco, ¡sí!

 

Francia la nombró Caballero de la Orden Nacional del Mérito en 2008 y Caballero de la Orden de la Legión de Honor en 2015. En 2019, se encuentra entre las 25 mujeres más influyentes de España. ¿Cómo se siente acerca de estos reconocimientos?

Me complació mucho porque abogo por la justicia social, la igualdad, los 17 objetivos de desarrollo sostenible establecidos por las Naciones Unidas. Tener visibilidad hace posible, especialmente, dar a las causas que defiendo, pero también a las otras mujeres que me ayudan a diario, y cuando lo que digo encuentra un eco, me da mucha energía para seguir luchando.

Haber sido reconocida por mi país de elección, por mi trayectoria empresarial y humana y por mi participación en el fortalecimiento de los lazos económicos y la amistad entre Francia y España, la defensa de los derechos de las mujeres; me hice consciente del primer deber de cada ciudadano. Como diría Nelson Mandela, “nada puede ser tan valioso como contribuir y aportar algo a la historia de su país”. Finalmente, lo que importa en la vida no es el hecho de haber vivido, sino los cambios que hemos podido provocar en las vidas de otros y en la sociedad. Esto es lo que determina el significado de nuestra propia vida.

 

Camille Sánchez

Newsletter

82 recommandation(s)
bookmark icon

Newsletter